miércoles, 19 de diciembre de 2007

San bern(ardo)

San Bern(ardo)


él no quería
no quería que lo penetrase
que me adentrara en él como una hembra tiburón
se resistió lo más que pudo
sopló su viento sur
la correntada era terrible
traía criaturas de otros mares
todo para expulsarme
todo para que me fuera
y regresara a la costa
donde la gente decía
que esa arena cortante no se podía soportar
pero yo lo penetré
lo más que pude
lo penetré
lo dejé exhausto
lo hice dudar
parecía parar el viento sur
parecía hacer retroceder las olas
y fue una lucha
pero gané
hoy el mar está frío, muy frío
extrañando el calor de un cuerpo
el calor de un cuerpo que se sofoca

Gabriela Bruch

13 comentarios:

frans, de chile dijo...

Hola Gabi:
Sabes?
Es posible que tu no me creas, pero tu poesía es muy , pero muy de mi gusto. Te he ido reconociendo por ella. Te he ido abriendo un espacio en mi laberíntico corazón forzado por su luz, de su pasión, de su furia.
Reconozco su entera canción de imagen y metáfora.
Mil grandes besos
Como siempre mis comentarios son personales.
Frans
Claro que las considero algo mías, a sabiendas que no me son dedicadas. Ni soy el provocador.

rosa, de españa dijo...

Muchas gracias por enviarme tu poema, es precioso me encanta, en breve te enviare mas poemas y fotos, gracias por todo, y hasta pronto.

luis, de chile dijo...

Siempre me sorprenden. Esta vez con la mujer tiburon.
La mar esta amarilla a sol y a sombra.
Valparaiso tiembla y yo no se que hacer frente al mar
de poesia de La Iguana.

Un dia hallare espacio.(Sin acentos, el teclado es
aleman).

Felicitaciones de un octogenario a una gota de mi.

Luis.

juan borges dijo...

eso del mar penetrado es muy intenso, y es verdad vos sos asi ,seguramente al dejarlo queda frio..

gaby dijo...

te aseguro que se qudó frío. que estés bien, juan

antonio medinilla dijo...

El tema rompe incluso las rompientes; pero sales airosa, apreciada Gab, entre tus versos perforadores: finalmente el mar, el mar otra vez, suaviza, simboliza, centra la intimidad de la añoranza de la posesión (que sólo cobrar su valor debido en la pérdida, en la frialdad de la carne sentimiento ya lejana).

Me encanta esta nueva aventura tuya.

Antonio

Felices fiestas, amiga, de paso.
Un fortísimo abrazo de Gabriela y, por supesto, míos.

gaby bruch dijo...

Antonio:cómo pudiste entender ?...
tanto, tanto
Abrazos para Gaby y para vos,los quiero,un placer entra en tu blog, siempre es una sorpresa y no es fácilsorprenderse en estos tiempos

Sebastian "Zaiper" Barrasa dijo...

Cuanto erotismo!!!

se me ocurrió jugar a que es con una ciudad y guau!

Una sugerencia: probalo en prosa. Tal vez suena más.

Gabriela Bruch dijo...

ya le salió el docente, zaiper, lo tendré en cuenta...siiiiiiiiiiii, mucho erotismo, vio?

Anónimo dijo...

Erotismo puro,una mujer y el mar...

Gero

Anónimo dijo...

si la mujer es demasiado hembra solo nos queda huir y consumirnos en nuestro egoísmo


Miguel, Sgo del Estero

Pedro dijo...

Hembra tiburón. Ya demasiado la palabra hembra ...lo de "la" tiburón me dejó pasmado. Que Gabriela pueda penetrar al mar ? no me cabe duda. Que pueda escribir cosas como estas tampoco, y el esperma de dios y las palabras al padre y los amores torturados. Es Gabriela la que escribe, ella es el poema, ese es el peligro.

Anónimo dijo...

Yo quiero ser el mar