viernes, 28 de marzo de 2008

Agua y Fragmento

es ese viejo manantial
que se ocupa de lamerme la espalda
no creo en viejas palabras
tampoco en las nuevas
y sin embargo en este marzo
que se esfuma trato de hilvanar algunas
que te rocen el corazón al menos,
que te beban un poco la razón
y así , desamparado, sin conceptos, raciocinios
ni ideas, ni arcaicos mecanismos de defensa
veas
y te veas
ASÍ
cuando el espejo estalla
porque no es capaz

8 comentarios:

Gustavo Oviedo dijo...

es tan viernes como un despegue de almas en busca de elexiris, y aquí están... palabras alucinadas que hacen un racimo en mi pecho, y por ahora no puedo mas que callar, hasta que pueda reproducir el sapucay en el que se se convertirá mi pecho en el proximo amanecer.

Taller de arte dijo...

Y acaso es la nostalgia de agonizar entre recuerdos que aún no se han disparado a la memoria; y como alguién dijo: Si no tienes que decir algo más bello que el silencio, permanece callado y observa; éso hago ahora con tu poesía que se entrelaza de verso en verso y se balancea entre lenguajes de épocas distintas.

Bravo, Gaby.

Analía dijo...

Hoy recorrí tranquila tus sitios web y es un gusto leerte, querida Gabriela. Me desarmó "el espejo estalla porque no es capaz", qué imagen intensa! Disfruto tus poemas, me siento identificada varias veces. Muchas gracias.
Un abrazo fuerte y felicitaciones por el nº 90 de La Iguana, bien Gaby! nos das fuerza a quienes vemos leeeejos el 90.
Analía

néstor dijo...

Hola Gaby, un beso. Te leo siempre. ME GUSTAS. pronto estaremos compartiendo un poco mas de comentarios y lecturas. Néstor

Rodrigo dijo...

Hubo un río, hubo un enero. El viejo manantial hace lo que yo no pude, lo que no supe. Me veo en tu poema, y sigo sin tu espalda hacia las estrellas. La carpa esta enrollada. No fui capaz. No fuimos capaces.

antonio medinilla dijo...

Siempre huye, llega, rehuye, digo la palabra, digo tal vez la voz del silencio. Proyecta una historia de imposibilidades y recurrencias. Cierto es, a su vez, que el cristal estalla, cierto que no es suficiente ser espejo o reflejo, aunque alguien ve: siempre alguien ve al final del renglón o de la vida, siempre algo de alguien de nunca fue dicho.
La veo, la digo, silencio.

Abrazos, estimada.

Antonio en saudek sin

Raquel Fernández dijo...

Buen poema, Gabriela. Me gusta mucho tu modo de decir.
Un abrazo!

Madame X dijo...

Que difícil sostenernos ante el espejo que no miente...

Me encantan tus versos. Cuanto más te leo, más me gustas.

Un beso.

X