viernes, 4 de abril de 2008

Dos Viajes a Burdeos

a Marguerite Duras
a Ana Rosetti




qué difícil
ya no hay trenes que lleven a burdeos
y jamás volveré a tener 16 años
entonces nunca podré vivirlo...
sin embargo, también está la otra cara
el revés del espejo
allí se encuentra el que cree que ya ha crecido
pero yo recuerdo su cara de niño
su cara, su sonrisa, su pelo de niño
él también recuerda mi cara adolescente
y el perfume a algas sedal en el pelo
me lo dijo el otro día
mientras penetraba mi último secreto
y los grillos se mezclaban con
las estrellas del mes de la siembra



cerca de la luna viven los castañas
las vi, acostada boca arriba
sobre el césped de una casa clandestina
mientras el mareo se calmaba
el niño hombre se paseaba con el torso desnudo y sus tatuajes
manaba agua
torrente manantial, que acabaría
antes de las doce
un hogar lejos de tanto sur
lo esperaba
juntos nos preparamos para irnos
al partir me reclamó un beso

(pequeño, eso no se hace)

15 comentarios:

mario dijo...

pequeña, así se hace, un poema y lo que se desprende de las palabras que siempre sugieren

Hilda dijo...

Como siempre, hermoso.

Hilda

Catalina Zentner dijo...

Torrente-manantial que armoniza verbos y destella en poesía pura, incandescente.

Indigo dijo...

paso rapidito, lo justo para dejar huella, pero me voy con muy buen sabor de boca ( amenazo con regresar...una y otra vez ^_^)
ABrazo

leonardo zapata, cuba dijo...

FOTO A MEDIAS





En la calle Leo Ir hay un semáforo de cuatro luces

la otra restante es una mujer a medio ver

señal que confesa la luna de la poesía.

Ella no es hija de una pareja de antropoides

porque dejó de ponerse las inyecciones

para hacer mucha hembra

en agradecimiento a sus torturas.

Yo la miro mejor por el sexo de la Argentina

porque el mar le debe muchos barcos

y se deja amar con los espermas de la tarde.

Érase una vez, de tal Almendra tal Hombre

porque aun no piensa en enamorarse,

¡oh mujer!, déjate penetrar por los que vivimos por ti,

las Manantiales no son enemigas de los poetas.



L/Z/

Gabriela Bruch dijo...

qué decirte leo????

liliana varela dijo...

Muy buen poema Gabriela, navegando desde la web de Tisocco llegué a tus letras y me encantó.No pude evitar ver que vivís en Bs. As.así que si un día querés ir a un encuentro literario de los que organizo los terceros sábados del mes en capital, estas invitada desde ya.

besos

Liliana

gaby bruch dijo...

gracias liliana , espero tu invitación a revlaiguana@yahoo.com.ar y me pasaré por tu blog.
besos

Madame X dijo...

Una sonrisa cómplice...

X

Éléphantaire dijo...

Gabriela! Volví! TE invito a La SArtén!

Raquel Fernández dijo...

Gabriela, tus poemas consiguen sacudirme y conmoverme. Y no es poco.
Soy escueta en mis comentarios; frente a un buen hecho artístico prefiero emocionarme a decir demasiado.
Un abrazo!

http://ideaslibresypensantes.blogspot.com/ dijo...

Tan bello tu blog, tan incitante tu poesía...
Me presento con estas líneas...

Geografía singular

Quizás tengas una geografía singular.
Tal vez un ojo de niña, otro de mujer,
o un seno de miel, y el otro de almíbar.
O el vientre de nácar y la piel de espuma.
Y el corazón ebrio de imaginar auroras.

En cambio yo,
puedo aportar una angustia infatigable,
la infranqueable muralla de mi designio
una fatalista manera de coleccionar vivencias
y el inconsolable rito de festejar derrotas.

Pero le sumo también,
la necesidad definitiva de rasgar tus telas,
las ganas locas de arrullarte los silencios
y el deseo salvaje de beber las savias de tu vientre.

Quizás tengas una geografía singular.
Quiero orillar tu continente.

Juan

gaby bruch dijo...

quiero orillar tu contimnente...


simplemente bello

Anónimo dijo...

muy linda la pagina la verdad entro luego con mas tiempo pero muy linda.eli montevideo

Anónimo dijo...

Gabriela, muy gustoso tu licor.Poesía que salta hasta la vida, cristalina. Gracias, Flor de Amor, y muy linda tu mirada.
Un Beso.