viernes, 29 de mayo de 2009

entre lo que busco y lo que encuentro
bien puede haber un océano

mis lágrimas son un mar en miniatura
tienen sal, hay bajamra y pleamar
las costas se iluminan de plenilunio
las huellas se desvaneces
los pájaros marinos parecen huecos
en un cielo
que no sé

un océano se puede cruzar a nado
en un barco
o bien volando

por el mar en miniatura
solía pasar un a figura oscura por las noches
seguía de largo
la luna seguía su ciclo vital

siempre de regreso
ahora no puede encallar su barco
hay piedras
y un resto fósil

la figura oscura olvidó

que mis lágrimas tiene horizonte

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno el poema.
Delfina Acosta.
Paraguay

Chorh dijo...

Esos oceanos a veces se me antojan inexpugnables, sin saber si la palabra les aplica del todo puedo asegurar que tal vez, el caso del poema, sea ese.

antonio medinilla dijo...

Vení, hermana. Las aguas saben.

Anónimo dijo...

guau poeta,

tu si que sabes combinar la magia con el fuego

gracias por conmoverme

nahuel

Luis Concha Henríquez, de Chile dijo...

Niña Bruch : Este poema es recontra triste (recontra, lo máximo) y , para ser sincero, se ve desanmimado, exánime y un tanto cuesta arriba en relación a,los anteriores.
Me gustaba tanto tu frescura, tus sarpazos, tu enfrentamiento con la sin razón de la palabra.
¿ Que te pasa Mujer ?
Lo peor es que un poema sea contagioso y éste, me deja preocupado, pero queriéndote igual o más que nunca
Es el único mérito. Que impregna de tristeza a quien te lee. Ya quisieran algunas teñir de soledad las muchedumbres. Tal como lo haces, lo que me infarta mucho.

Graciela María dijo...

¡Ay amor que por antojadizo capricho te has ido y olvidaste el rumbo! Ya no puedes encallar; ni tú, ni sabe hacerlo ahora la sombra oscura que te guiaba...
Tonta sombra que no te animaste a ser iluminada como persona completa!!!!!
No importa; porque mis lágrimas tienen horizonte y cuando llegue a él, ellas ya se habrán secado y habré comenzado de nuevo.
Precioso poema Gabriela...Felicitaciones

Anónimo dijo...

~que misterio el insondable~que domina aunque no lo creas, o no te interese, o no lo sepas, tu horizone, el mio y el de tantos. Busco, ¿busco?, ¿lo encontraste alguna vez? nadie reemplaza a nadie, el otro lado del martillo saca al clavo, Queres ser o queres amar? Cuantas veces la reciprocidad es solo un juego o un estimulo. Esa callecita de asfalto roto, lo unico que te dice, es toma para que tengas. Y le dijo: tu ni siquieras me has ofrecido... y ella no para de lavar mis pies con sus lagrimas. Ella supo que el venia a la ciudad.

Griselda dijo...

Un poema triste pero muy bueno, Gabriela; me gustó mucho.

Basquiat dijo...

la nostalgia y su forma de mar al que siempre nuestros pasos nos devuelven.
un abrazo.

Rodrigo dijo...

Que buena entrada...me ha gustado mucho este poema, un saludo

Diogenes Fuertes dijo...

Me llego hasta estas aguas en busca de licor y me llevo el recuerdo en una gota de ese océano, que le deja al amor ciertos sabores añejos. Que lo engrandecen para un intento mejor.

Pablo Terrible dijo...

Hermoso! Una grandeza en la simpleza de estas palabras.


Muy Bueno


Saludos


Pablo Terrible